“Llamaré Bruja a todas aquellas intuiciones, visiones y pensamientos que
son nuestro instinto, nuestro olfato y el famoso sexto sentido que en nombre
de la civilización ha quedado reprimido y degradado, pero que no ha muerto
ni quemándolo en la hoguera.

Solo fueron mujeres que no adoraron a más dios que la noche o la madre Tierra (quién mejor que ellas conocía las propiedades ocultas de las plantas, regalo de la naturaleza a quien supiera entenderlo?). Y quizás ese paganismo tuvo un precio demasiado alto para muchas..

IVANA NOCHE AUTOEXISTENTE
Maestra Reiki Usui /Maestra Reiki Karuna / Maestra Reiki Angélico / Master Magnified Healing / Formadora en Munay Ki / Guardiana del Rito del útero http://theriteofthewomb.com/es/guardianas-del-utero/
Guardiana de la Tierra / Terapeuta Floral.
Constructora y artesana en Tambores Chamánicos Masayacu

Rinitis, alergia Lenguaje Emocional

Los procesos alérgicos son reacciones de carácter defensivo que un organismo utiliza para combatir la invasión de “algo” que considera perjudicial, peligroso y agresivo. Algo semejante ocurre en el pensamiento de una persona que padece alergia. El ego se siente vulnerable, padece un sentimiento inconsciente de inseguridad frente a lo que le rodea. Cosas que deberían resultarle familiar como el polen, los animales, las plantas, el polvo doméstico, etc. los percibe como enemigos e intenta protegerse. Toda acción defensiva conlleva miedo. Por lo tanto detrás de cualquier reacción alérgica se halla escondida una gran dosis de miedo. Tal vez puede tratarse de un miedo a tener que participar plenamente en la vida, una pérdida de confianza por carecer de puntos de referencia.


Cuando un individuo se considera amenazado por un enemigo externo, su respuesta casi segura, será la agresión física; pero si en este individuo la agresividad está reprimida, no la reconoce y no puede asumirla, ésta deberá manifestarse en su cuerpo en forma de alergia. Este síntoma es una actitud defensiva, una reacción frente a una agresión, para expulsar al agresor lejos de su entorno.

Pero, ¿quién es nuestro enemigo? ¿Dónde se encuentra?


Casi todo el mundo sabe que ésta enfermedad es de origen psíquico, sólo necesita la mediación de la mente para poderse manifestar. Está comprobado que el alérgico sólo con ver una imagen del alergógeno, bien sea en fotografía, en televisión, etc- sin su presencia física- puede sufrir una reacción alérgica.

Como también está demostrado que una persona bajo los efectos de la anestesia no puede sufrir reacciones, porque no está consciente. La alergia procede de la conciencia, el agente causal físico sólo juega un papel subordinado, es símbolo de lo que nos molesta en la mente.

Aunque los alérgicos utilizan a las cosas –polvo, polen, animales, etc – como causas de su enfermedad, éstas no son más que puros símbolos materiales de unos enemigos que se encuentran en el subconsciente del individuo.

Considerar a “algo” o a “alguien” como nuestro enemigo es responsabilidad exclusiva de cada cual, y para la elección nos basamos en nuestro propio sistema de valores, formados en una mente bipolar que cree en el Yo y en el Tú: es decir, que cree en la separación.

Las alergias que aparecen en la infancia pueden ser transmitidas de padres (alérgicos) a hijos por una predisposición karmática de estos.

Cuando las alergias se manifiestan, en la edad adulta, de modo inesperado, suelen coincidir con cambios efectuados en la vida de esa persona (un nuevo trabajo, un cambio de domicilio, etc.), que aunque se trate de una decisión aceptada y acertada del propio individuo, dicho cambio siempre pondrá de manifiesto, su sentimiento de inseguridad por falta de puntos de referencia.

Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:

Siempre que atacamos (consciente o inconscientemente) estamos rechazando algo. Cada rechazo físico es el eco de un rechazo psíquico. Puesto que lo que percibimos en el exterior es creación nuestra que se manifiesta por medio de la proyección, si combatimos el acontecimiento nos combatimos a nosotros mismos.

Vamos en contra de la Unidad y de la Vida.

En lugar de creer que nuestra alergia procede de algún factor externo como el polen, el polvo, los pelos de los animales, el humo del tabaco, etc.; debemos de reflexionar profundamente sobre qué representan esas cosas para nosotros.

¿Qué aspecto de la vida necesito afrontar e incorporar a mi alma, amor, sexualidad, agresividad, libertad, egoísmo?

Desarrollando la virtud que corresponda, el miedo habrá desaparecido sin darnos cuenta.

Preguntas para reflexionar:

¿A qué o a quien “le tenemos alergia”?

¿Ante qué reaccionamos con tanta virulencia?

¿Qué es lo que no deseamos afrontar?



Extraido libro CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

9 comentarios:

  1. Espectacular material. Realmente creo en eso porque solia brotarme por estrés... cuando vivía tomándome todo demasiado en serio.

    Me curé milagrosamente cuando empecé a tomar todo con soda... es tal cual.

    Te dejo un gran beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    2. Excelente! Pase horas leyendo de todo y esas últimas preguntas me dieron lo q necesitaba! Ahora a ponerlo en práctica. Desde ya muchas gracias!

      Eliminar
  2. Muy buena mensaje, muy esclarecedora, gracias.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno artigo. Me gusta mucho tu blog pues que me atraen las filosofias orientales y su vision espiritual de la vida. Beso!

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Muy exasto creo que tendré que analizarme seriamente ya no doy mas de mi rinitis cronica auxilio!!!! Quiero sanarme

    ResponderEliminar
  6. Muy exasto creo que tendré que analizarme seriamente ya no doy mas de mi rinitis cronica auxilio!!!! Quiero sanarme

    ResponderEliminar
  7. Excelente! Pase horas leyendo de todo y esas últimas preguntas me dieron lo q necesitaba! Ahora a ponerlo en práctica. Desde ya muchas gracias!

    ResponderEliminar