“Llamaré Bruja a todas aquellas intuiciones, visiones y pensamientos que
son nuestro instinto, nuestro olfato y el famoso sexto sentido que en nombre
de la civilización ha quedado reprimido y degradado, pero que no ha muerto
ni quemándolo en la hoguera.

Solo fueron mujeres que no adoraron a más dios que la noche o la madre Tierra (quién mejor que ellas conocía las propiedades ocultas de las plantas, regalo de la naturaleza a quien supiera entenderlo?). Y quizás ese paganismo tuvo un precio demasiado alto para muchas..

IVANA NOCHE AUTOEXISTENTE
Maestra Reiki Usui /Maestra Reiki Karuna / Maestra Reiki Angélico / Master Magnified Healing / Formadora en Munay Ki / Guardiana del Rito del útero http://theriteofthewomb.com/es/guardianas-del-utero/
Guardiana de la Tierra / Terapeuta Floral.
Constructora y artesana en Tambores Chamánicos Masayacu

El poder de la mujer: la mujer diosa que vive en mi




Cuando mi niña vislumbraba la danza de vivir,
No se sospechaba lo grandioso de la Danza
Como un poder de sanación para la vida.
Recordé un día que mi cuerpo, mi Ser, tienen mucho que ver con la regeneración de la tierra y de la luna.
Hoy, Mujer en busca de la luz, siento a mi niña asustada y a la adolescente herida,
Son memorias alojadas en mi cuerpo, el que ha registrado el dolor, la alegría, la muerte,
el renacimiento, la madurez, el olor....
La memoria corporal está emergiendo desde lo más primigenio.
El trabajo corporal, a través de la danza tiene un significado profundo de reconexión con mis más íntimos sentimientos y es el que devela a mi espíritu.
El cuerpo como una puerta para alcanzar lo sublime.
Un cuerpo, el templo que se completa a cada paso, un cuerpo, que tiene ciclos y hace el acto de parir la vida a cada tiempo.
Del árbol viejo con raíz, tronco y ramas, que riega cielo y tierra, de la semilla que nos devuelve, que nos enseña el camino de retorno.
La flor herida, arrancada y desde lo más oscuro y fangoso re-nace como un loto, bañándose de pétalos el ser más sutil que devuelve la ternura, la caricia.
El ser generoso en dar y recibir.
Después la Diosa Tejedora del más grande sueño, con el hilar fino y trabajador, todo repercute
Desde el corazón emerge la más intima plegaria
La madre y el cielo.
Soy Mujer Flor, pájaro, lirio, caracola, manantial, semilla, árbol, raíz,
Nutrida de la savia de la tierra y del corazón del cielo.
Cascada de luz que limpia y renueva mi espíritu.
Cuerpo cofre su esencia recuperada en la danza eterna de amor, libertad,
del despertar de la diosa que soy.

1 comentario:

  1. La Mujer conecta con su Diosa a través de la liberación de su Niña Interior...

    No hay cosa más fascinante para un Hombre que ver, sentir y disfrutar de esa Conexión...

    Más besos, ¡muack!

    ResponderEliminar