“Llamaré Bruja a todas aquellas intuiciones, visiones y pensamientos que
son nuestro instinto, nuestro olfato y el famoso sexto sentido que en nombre
de la civilización ha quedado reprimido y degradado, pero que no ha muerto
ni quemándolo en la hoguera.

Solo fueron mujeres que no adoraron a más dios que la noche o la madre Tierra (quién mejor que ellas conocía las propiedades ocultas de las plantas, regalo de la naturaleza a quien supiera entenderlo?). Y quizás ese paganismo tuvo un precio demasiado alto para muchas..

IVANA NOCHE AUTOEXISTENTE
Maestra Reiki Usui /Maestra Reiki Karuna / Maestra Reiki Angélico / Master Magnified Healing / Formadora en Munay Ki / Guardiana del Rito del útero http://theriteofthewomb.com/es/guardianas-del-utero/
Guardiana de la Tierra / Terapeuta Floral.
Constructora y artesana en Tambores Chamánicos Masayacu

Carencias

Carencia de aceptación

Por Lic. Oscar Vázquez
Las personas establecemos vínculos continuamente con otros seres humanos, pero también lo hacemos respecto de animales y objetos de nuestra pertenencia, incluso de objetos ideales como pueden ser nuestras creencias.

Ahora bien, el carácter propio y particular de dichas relaciones o vínculos se ajusta a un patrón específico para cada persona con ciertas variantes generales.
Si analizamos estos patrones particulares de relacionarnos, podemos encontrar que existen formas típicas de vincularnos que funcionan como modelos de conducta.
Estos modelos, vamos aprendiéndolos a lo largo de la temprana infancia y si bien al principio nos ayudan para conducirnos en el medio en el que nos desarrollamos,
luego con el advenimiento de la adultez nos van dejando marcas que se manifiestan en forma de carencias, que influyen en nuestras relaciones y decisiones cotidianas.
Las Cuatro Carencias Básicas son:
Carencia de confianza;
carencia de aceptación;
carencia de amor
y carencia de seguridad.

Cuando sentimos que no podemos pedir nada pero porque nadie puede hacer las cosas como nosotros, que en realidad lo que sucede es que los demás quieren perjudicarnos, y pensamos que lo que nos sucede cuando nos quedamos solos es que o la gente es mala o tonta o deshonesta o etc., etc., y no soportamos la más mínima negativa u oposición y somos intolerantes con las opiniones divergentes y las costumbres que difieren de las propias, entonces es seguro que nuestra carencia básica es la de aceptación.
Pero es importante saber que estas carencias pueden ser revisadas - esa es la intención de este trabajo - ya que también poseemos mensajes en nuestra mente que nos brindan recursos para salir adelante.
Las formas en las que se establecen las parejas son diversas y según el punto de vista del observador, se pueden realizar innumerables interpretaciones y enfoques acerca del cómo y el por qué dos personas se unen y deciden formar una pareja.
Sin embargo no sólo contamos con nuestros valores, sino también con nuestra historia. Esto es que al formar un vínculo, una unión, también actúan todos aquellos aspectos que conforman la personalidad inmanente y que esperan una canalización o respuesta o satisfacción a través de la misma.La forma en que aparecen estos aspectos de la personalidad son principalmente a través de las crisis de crecimiento, y lo que denuncian generalmente estas crisis son "carencias
¿Qué es una carencia?
Es la falta parcial de un recurso que no se pudo desarrollar o estimular durante el crecimiento, en el período óptimo para su manifestación
Las cuatro carencias básicas para los vínculos son: confianza, aceptación, amor, seguridad.

Aceptación:
Este tipo de carencia se identifica en personas que han tenido que responder a las expectativas de los demás para ser tenidos en cuenta y llegado a la conclusión que eran queridos más bien por lo que hacían que por lo que eran; llevándoles esta idea (o realidad) a prescindir de la ayuda de los demás, postergar sus necesidades o la expresión de emociones, deseos o necesidades.
Son personas que tratan de ponerse en ventaja con respecto a los demás, quieren demostrar que son los mejores, los más capaces, que "siempre tienen razón y nunca se equivocan".
Esta idea se va desarrollando en forma compleja, pero no es difícil de detectar, principalmente si se observa que un niño es rechazado por no cumplir ciertas expectativas, o bien por alguna razón llega a la conclusión de que es importante que se destaque en algo para ser tenido en cuenta por las personas significativas de su entorno durante los primeros años de vida, o también pudo ser que durante esta etapa en su entorno familiar no había mucho espacio para la divergencia y las cosas se hacían de un solo modo, o había que destacarse del resto, o se le adjudicaba una responsabilidad especial por ser el “hombre” o el “mayor”, etc.
De este modo se aprende que las cosas se hacen de una sola manera y es como las hace él mismo. No tolera equivocarse, pero tampoco tolera las equivocaciones ajenas, es excesivamente crítico con los demás pero también consigo mismo, de este modo se va desarrollando un carácter rígido que lo convierte en alguien con poco sentido de la adaptabilidad y con pocas opciones.
La repercusión más importante a nivel social es que se generan vínculos de rechazo; de tal manera que o bien rechazará gente de su entorno o será (o sentirá ser) rechazado por los demás, en este punto se desarrolla una visión paranoide o perseguida de la realidad ya que siempre se tenderá a pensar que la culpa o responsabilidad de las situaciones están afuera, la tienen los demás: son los demás los que lo rechazan por algún rasgo especial y tiende a rechazar a las personas que considera que “están mal” o “no sirven”.
Es muy difícil sentirse identificado con esta actitud ya que las personas como las que se describe no se ven a sí mismos de este modo, aunque se puede probar a través de distintas reacciones y dolencias que acompañan y son características de esta posición existencial:

Intolerancia por no aceptación de lo distinto: Son personas que manifiestan una crítica constante ante las diferentes actitudes de las demás personas, tienden a encontrar todo lo negativo y también a interpretar negativamente situaciones que no lo son. Son extremadamente conflictivas y suelen responsabilizar a los demás por los propios errores.
Dificultad para respetar los tiempos ajenos: En general son personalidades que tienden a hacer las tareas a un ritmo más rápido que los demás y por tal motivo perciben a los demás como lentificados y entonces apuran a los demás, se sienten incomprendidos al notar que las otras personas no valoran la eficacia de su desempeño. Como en el caso anterior se generan conflictos en las relaciones ya que estas personas tienden a no delegar las tareas por no soportar el ritmo de los demás y aparecen emociones desagradables como la bronca y rencor en los vínculos con las personas con las que se comparten tareas.


Orgullo y desdén: Se aplica a personas que se acostumbraron durante su crecimiento a compararse con los demás y creen que no poseer determinada condición o no responder a determinado tipo de personalidad o cualidad merece el rechazo. Por eso son extremadamente conflictivas y generan todo tipo de rechazo en los grupos que integran. Las conductas xenófobas se encuadrarían dentro de este perfil de personalidad.

Control autoritario: Hay personas que tienen una forma particular de relacionarse con los demás y esto consiste en que la única forma de mantener un vínculo satisfactorio es a través del control de las actitudes ajenas. En general aparece como una forma de sobre compensación de la falta de confianza en sí mismo.Algunas de las ideas y conductas que siguen pueden ayudar a superar las limitaciones de este tipo de vínculo.
Alergias: En general las alergias están relacionadas con las intolerancias (al polvo, al polen, a la lana, al sol, etc.).
Dispepsias: Dificultad para “digerir” alimentos que uno no acostumbra a tragar.
Colon irritable: Cualquier dolencia que se adjetive con irritable debería hacernos sospechar.
Infecciones: Funciona de manera similar que las alergias, se trata de un agente externo, extraño que “invade” el cuerpo sano del paciente.
Los vínculos que establecen son:

1) Vínculo de reproche:
Buscan hacer las cosas por los demás, generalmente tratando de proteger o sobreproteger, aún sin que los demás lo pidan y luego tratan de "cobrarlas" y con intereses diciendo por ejemplo "después de todo lo que hice por vos". Otro estilo es el de sobrecargarse y luego no dar abasto con todo y reprocharle la falta al otro.
Es un estilo complementario al depresivo, hay momentos en los que para la observación externa aparece más evidente uno u otro vínculo prevaleciendo sobre el restante.
En el reproche hay una falta de aceptación de la propia responsabilidad en la toma de decisiones.
Otra forma de vínculo de este tipo es el reproche mutuo. Son esas relaciones de tipo adolescente en que los dos se reclaman las mismas cosas, lo que los sistémicos definen como vínculo simétrico en el que los cónyuges esperan lo mismo uno de otro, se lo reclaman y nadie hace nada por resolver la situación.
El reproche es una de las expresiones más comunes de la falta de aceptación.
Para mejorar y revertir este vínculo es necesario:Liberarse de las ataduras en las relaciones posesivas, dar libertad en el amor y desapego.
Brindarse a sí y a los demás la aceptación de la individualidad en los vínculos que se establecen. Dar libertad al vínculo.Permitirse mejorar las relaciones a través de una más fluida comunicación, a través del diálogo distendido y bien intencionado. Escuchar al otro compasivamente en un marco de entendimiento. Dar comprensión al vínculo.Liberar las emociones reprimidas en los vínculos y manifestar la capacidad para aceptar las emociones derivadas de los vínculos. Dar transparencia emocional al vínculo (autenticidad).Promover el equilibrio en las relaciones cuando hay dificultades para la aceptación de las leyes, figuras de autoridad y tradiciones. Integrar el concepto de autoridad dentro de un marco de libertad en las relaciones. Aceptación de la autoridad propia y de los demás. Dar orden al vínculo (disciplina, autoridad).Generar prudencia en el vínculo, principalmente a través de la serenidad en la comunicación; permitir el diálogo crítico constructivo en la pareja, evitando la ironía corrosiva. Permitir la creatividad de la comunicación en el vínculo.Superar la expectativa de hostilidad y agresión por parte del otro en la relación. Desarrollar la capacidad para reconocer las buenas intenciones de los demás. Establecer confianza al vínculo.2) Vínculo culpógeno:Variante del anterior la dinámica del vínculo es igual sólo cambia la manifestación del mismo, ya que la respuesta tiende a estimular la esfera moral del interlocutor, que siente que está en deuda por favores obtenidos y no retribuidos.La clave de este vínculo es la deuda y su ejecución suele ser en forma pasiva, aunque también aparece el reclamo activo de la deuda.Tienen dificultades para mantener un vínculo independiente, les cuesta mantener su individualidad y terminan proponiendo vínculos simbióticos con personalidades complementarios.En este tipo de relación es importante desarrollar las siguientes conductas:Generar un vínculo unido en el que cada uno mantenga su individualidad. Ante situaciones de absorción o influenciabilidad emocional del otro no rechazarlo, sino más bien protegerlo.Desarrollar conductas que promuevan la transparencia en la relación, liberarse amablemente de las manipulaciones y juegos de poder en el vínculo. Dar honestidad al vínculo.Elaborar en conjunto las heridas del pasado volcadas al vínculo matrimonial. Darse la oportunidad de reparar todo daño realizado al vínculo.Generar actitudes que promuevan claridad en el vínculo a partir del contacto y decisión de los valores y el sentido de lo auténtico. Permitirse vivir un vínculo ético.Aprender a compartir experiencias con el otro en un clima de incondicionalidad y superar la expectativa de reciprocidad. Permitirse experimentar la generosidad en el vínculo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario