“Llamaré Bruja a todas aquellas intuiciones, visiones y pensamientos que
son nuestro instinto, nuestro olfato y el famoso sexto sentido que en nombre
de la civilización ha quedado reprimido y degradado, pero que no ha muerto
ni quemándolo en la hoguera.

Solo fueron mujeres que no adoraron a más dios que la noche o la madre Tierra (quién mejor que ellas conocía las propiedades ocultas de las plantas, regalo de la naturaleza a quien supiera entenderlo?). Y quizás ese paganismo tuvo un precio demasiado alto para muchas..

IVANA NOCHE AUTOEXISTENTE
Maestra Reiki Usui /Maestra Reiki Karuna / Maestra Reiki Angélico / Master Magnified Healing / Formadora en Munay Ki / Guardiana del Rito del útero http://theriteofthewomb.com/es/guardianas-del-utero/
Guardiana de la Tierra / Terapeuta Floral.
Constructora y artesana en Tambores Chamánicos Masayacu

Significado emocional: Problemas Menstruacion, dificultad en la entrega...



El flujo mensual es expresión de feminidad, fertilidad y receptividad. La mujer está sometida a este ritmo. Tiene que amoldarse a él y aceptar las limitaciones que le impone. Con el término de amoldarse tocamos un aspecto fundamental de la feminidad: la abnegación. Al decir feminidad nos referimos al principio general del polo femenino en el mundo, al que los chinos, por ejemplo, llaman «Yin», los alquimistas simbolizan con la Luna y la psicología profunda expresa con el símbolo del agua. Desde esta óptica, cada mujer no es sino manifestación del principio femenino arquetípico. El principio femenino puede definirse por su receptividad. Así en «I Ging» se lee: «Lo masculino rige lo creativo, lo femenino rige lo receptivo.» Y, en otro lugar: «En la receptividad está la mayor capacidad de entrega del mundo.»


La capacidad de entrega es la característica esencial de la mujer: es la base de todas las demás facultades, como la de apertura, absorción, acogida. La capacidad de entrega exige también la renuncia a la actuación activa. Examinemos los símbolos de la feminidad: la Luna y el agua. Ambos renuncian a irradiar y emitir como sus polos opuestos, el Sol y el fuego. Por ello, son capaces de absorber, acumular y reflejar la luz y el calor. El agua renuncia a la pretensión de poseer forma propia: adopta cualquier forma. Se amolda, en entrega.


La polaridad Sol y Luna, fuego y agua, masculino y femenino, no lleva implícita valoración alguna. Toda valoración sería absolutamente improcedente, ya que, por sí solo, cada polo está incompleto: para estar entero necesita del otro polo. Ahora bien, esta calidad de entero sólo se consigue cuando ambos polos representan plenamente su peculiaridad específica. En muchas reinvindicaciones emancipadoras se pasan por alto fácilmente estas leyes del arquetipo. Sería una tontería que el agua se quejara de no poder arder ni brillar y por ello se sintiera inferior. Precisamente por no poder arder puede recibir, capacidad a la que el fuego tiene que renunciar. Uno no es mejor ni es peor que el otro, sólo es diferente. De esta diferencia entre los polos surge la tensión llamada «vida». Nivelando los polos no se consigue eliminar oposiciones. La mujer que acepte y viva plenamente su feminidad nunca se sentirá «inferior».


La «no reconciliación» con la propia feminidad subyace en la mayoría de los trastornos menstruales y en muchos otros síntomas del campo sexual. La entrega, la adaptabilidad, siempre es difícil para el ser humano, exige renuncia a la propia voluntad, al yo, al predominio del ego. Uno tiene que sacrificar algo de su ego, una parte de sí, y esto es lo que la menstruación exige de la mujer. Porque, con la sangre, la mujer sacrifica una parte de su fuerza vital. La regla es un pequeño embarazo y un pequeño parto. Y, en la medida en que una mujer no esté conforme con esta «regla», se producirán trastornos y dolencias menstruales. Éstos indican que una parte de la mujer (por lo general, inconscientemente) se rebela ya sea a la regla, al sexo o al hombre, o a todo ello. Precisamente a esta rebelión, «yo no quiero», apela la propaganda de las compresas y tampones, prometiendo que, si empleas el producto, serás libre y podrás hacer todo lo que quieras durante el periodo. La publicidad explota hábilmente el conflicto básico de la mujer: ser mujer, sí, pero no aceptar lo que trae consigo la condición femenina.


A la que sufre dolores menstruales le duele ser mujer. Los problemas menstruales denotan problemas sexuales, pues la resistencia a la entrega que se manifiesta en el trastorno menstrual delata un agarrotamiento de la vida sexual. La que se relaja en el orgasmo se relaja también en la menstruación. El orgasmo es una pequeña muerte, lo mismo que el sueño. También la menstruación tiene algo de muerte: unos tejidos mueren y son expulsados. Pero morir no es sino la invitación a superar las limitaciones del yo y sus ansias de dominio y dejar que las cosas sigan su curso. La muerte sólo es una amenaza para el ego, nunca para el ser humano en sí. El que se aferra al ego experimenta la muerte como una lucha. El orgasmo también es una pequeña muerte, porque exige desprenderse del Yo. Y es que el orgasmo es la unión del Yo y el Tú, lo cual presupone la apertura de la frontera del Yo. Quien se aferra al Yo no experimenta el orgasmo (lo mismo ocurre cuando se quiere conciliar el sueño, como se verá más adelante). La afinidad entre muerte, orgasmo y menstruación debería estar clara: es la capacidad de entrega, el estar dispuesto a sacrificar una parte del ego.

No es de extrañar, pues, que, como ya hemos visto, las anoréxicas no menstrúen o padezcan trastornos menstruales: es el ansia de dominio reprimida lo que les impide aceptar la regla. Tienen miedo de su feminidad, miedo de la sexualidad, de la fertilidad y de la maternidad. Se ha comprobado que en situaciones de gran angustia e inseguridad, catástrofes, cárcel, campos de trabajo y campos de concentración suelen producirse faltas de la menstruación (amenorrea secundaria). Y es que, desde luego, tales situaciones, lejos de fomentar el tema de la «entrega», inducen a la mujer a adoptar actitudes masculinas de actividad y autoafirmación.

Hay otro aspecto de la menstruación que no debemos pasar por alto: el flujo menstrual es expresión de la facultad de tener hijos. La menstruación produce reacciones distintas, según la mujer desee tener un hijo o no. Si lo desea, le indica que «tampoco esta vez pudo ser». En este caso, el período provoca molestias y mal humor. La regla se acusa «con dolor». Pese a su deseo de tener hijos, estas mujeres suelen utilizar métodos anticonceptivos, aunque poco fiables: es el compromiso entre la inconsciente ansia de maternidad y el afán de procurarse una coartada. Si la mujer teme quedar embarazada, espera la regla con ansiedad, lo cual es el medio más seguro para producir un retraso. El flujo suele ser entonces abundante y prolongado, circunstancia que también puede utilizarse para rehuir el sexo. Básicamente, la regla, como cualquier síntoma, puede esgrimirse como instrumento ya sea para eludir el acto sexual, ya para reclamar atenciones y mimos.

La menstruación es determinada físicamente por la interrelación de la hormona femenina estrógeno y la hormona masculina gestágeno. Esta interrelación corresponde a una «sexualidad a escala hormonal». Si esta «sexualidad hormonal» se perturba, se trastorna también la regla. Esta clase de anomalías difícilmente se subsana con la administración de hormonas medicamentosas, ya que las hormonas son exclusivamente representantes materiales de las partes del alma masculina y femenina. La curación sólo puede hallarse en la reconciliación con la propia condición sexual, ya que éste es requisito indispensable para poder realizar en sí el polo del sexo opuesto.


QUE PENSAS VOS? TE IDENTIFICAS EN ALGO? COMPARTILO PARA PODER APRENDER TODOS JUNTOS!.... GRACIAS!!!


FUENTE: LA ENFERMEDAD COMO CAMINO!




14 comentarios:

  1. Excelente artìculo! Muy interesante. Gracias!

    ResponderEliminar
  2. WOW esto es como haber ido al psicologo por 5 años

    ResponderEliminar
  3. Exelente, me parece un analisis muy real, lo tomare encuenta.

    ResponderEliminar
  4. Me interesan tus reflexiones, pero me parece que limitar la sexualidad a lo femenino-masculino es reduccionista. Qué pasa cuando el vínculo sexo-afectivo es entre mujeres? Cuándo la pareja es puro estrógeno? Cuando los ciclos que juegan son dos? No creo que esto sea patológico, sino más bien profundo y maravilloso. Yo soy bisexual y he tenido una buena relación con mis ciclos y también mala, estando con varones y con mujeres. Espero tu respuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola :) yo entiendo que cuando se habla de femenino y masculino no se habla necesariamente de los genitales de una persona. todos tenemos dentro femenino y masculino y nuestro bienestar personal y con nuestras parejas depende del equilibrio entre ambos polos. es por eso que no importa si la relacion es hombre/hombre, mujer/mujer, mujer/hombre, sino que femenino y masculino esten equilibrados. yo soy mujer, y hasta hace muy poco rechace mi parte femenina y tenia una energia masculina muy grande (y soy "heterosexual"), lo cual me hacia tener unos dolores menstruales increibles. con mucho tiempo y dedicacion fui descubriendo cómo es mi parte masculina y cómo mi parte femenina, asi fui equilibrandome y cada vez estoy mejor de mis dolores. creo que la relacion con tus ciclos depende de este equilibrio interno que hablo.

      Eliminar
  5. gracias por compartir, hace tiempo que siento como si la regla fuese un resumen de mis emociones en ese ciclo. La vida es preciosa, nos deja mensajes continuamente y nosotros ciego nos quejamos. Observar, vivir, aprender y amar.
    gracias.

    ResponderEliminar
  6. muchas gracias, muy interesante

    ResponderEliminar
  7. Me hubiera gustado que me explicaran desde niña estas cosas, dandole un significado dinámico y diferente a la menstruación y a la sexualidad, por ejemplo yo llegue aquí porque siempre pensé que el sexo es sucio dado que la vagina esta muy cerca del ano, que el hombre orina con el pene y también esta en una relación sexual, es como pensar que un niño tan hermoso se origina se algo sucio, entonces para sanar esta idea busque información y te encontre a ti, también llegue aquí porque a mi abuela le daban cólicos muy muy fuertes, a mi mamá no le daban tanto y a mi no me daban pero yo padecí ovarios poliquisticos las pastillas que me dieron no me sirvieron para tener ciclos naturales por si solos porque con ellas si tenía cólicos, aparte a mi hermano le dio cáncer de testiculo, con el parto de mi hermano de milagro sobrevivieron y fue un nacimiento muy prematuro y brusco, a mi mamá le daba miedo que si ella decía que estaba embaraza los demás iban a decir que ella ya había tenido relaciones sexuales, cuando yo tenía 3 años a ella le descubrieron algo y como no se quiso arriesgar pues se quito la matriz así que mi familia nuclear lleva a cuestas el tema sexual, no dicen "pene o vagina" sino "aquello que te conte o ya sabes para que te digo", una revista que tenía escenas de mujeres como pinturas y mi mamá no quiso que las viera mi hermano.

    Este tema de la menstruación y sexualidad no sólo es del miedo al sexo también es a no puedo, no soy capaz de crear un buen trabajo, una vida distinta, como tener la creatividad sofocada, también puede ser con perder el miedo a flotar en el agua no sólo de dormir, miedo a recibir o permitir que es uno de los pasos de "El secreto".

    Yo he mejorado los ciclos menstruales cuando deje de tomar pastillas, comiendo aceitunas, haciendome masaje fuerte en los pies porque cuando acumule liquido en el cuerpo y subí de peso también tenía unas bolas en los pies, viendo estos libros de enfermedades y su significado, también dicen que la tranquilidad, agua, ejercicio son buenos como meditaciones de chakras y reiki, eft y sanar el pasado así como la idea que tenemos de la competencia o de los hombres y del mundo laboral o las que quieren sanar un divorcio, ho'oponopono, dejar de comer pollo y lacteos, en fin, hay muchas cosas naturales para sanar.

    Ahora que regresan conflictos de mi adolescencia y precisamente el día de hoy buscando información, imaginando que yo voy al pasado y le hablo de sexualidad a la niña que fui, es como encontre este blog. Infinitas gracias, mi esperanza es que todas las mujeres de mi familia que han tenido cáncer y enfermedades femeninas como otros problemas de salud puedan mejorar si lo hago yo, sin palabras sólo con mi energía de que yo haya sanado y limpiado esos temas en mi interior, luego que otras mujeres lo hagan más las que lo hicieron antes de mi y que eso le ayude a la tierra y a todo lo que existe por ahí anda en internet una meditación en Sudafrica muy interesante así como información de las Diosas y la feminidad.

    GRACIAS.

    ResponderEliminar
  8. mmmmm es factible que el tema de la predominación masculina en la mujer pueda ser tanta que llegue a inhibir las expresiones de su feminidad tales como la mestruación... alejarse del ego y llegar a la entrega es un proceso que no esta inherente con los ideales de la modernidad, por lo cual debe ser alta la cantidad de mujeres tienen estas complicaciones

    ResponderEliminar
  9. Interesante, aunque la desaparición de la regla en personas con anorexia y en catástrofes o campos d concentración pienso que se debe más a una falta de nutrientes...

    ResponderEliminar
  10. que pasa cuando se produce un cambio en el ciclo menstrual y este en vez de durar 28 dias cambia y se da cada 20 dias. estando conectada siempre con mi luna, no entiendo este cambio y me hace sentir en diferencias emocionales y actitudinales. que conflictor conciente o inconciente podre estar viviendo? gracias.

    ResponderEliminar
  11. que pasa cuando cambia la duracion del ciclo? en vez de durar 28 dias como siempre me ha sucedido, cambia a un ciclo de 20 dias desde mayo 2014. siendo conciente y vivendo al sonido de mi luna, me siento fuerte y fragil al mismo tiempo, que podria estar sucediendo a nivel consciente o inconsciente para que halla suceso este cambio. ? gracias

    ResponderEliminar